SOMOS

El reto es grande, estamos conscientes de ello, y lo aceptamos.

¡POR ESO ESTAMOS DECIDIDOS A PARTICIPAR!

Nuestros principios fundamentales estarán basados en los enseñados por Jesucristo y que aparecen expresados claramente en la Biblia, la escritura sagrada. Además tomaremos siempre en cuenta lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en el documento escrito en el año 2010 por líderes Cristianos latinoamericanos conocido como EL PACTO DE CARACAS. Con todo y esto no nos identificamos como un partido religioso, sino un movimiento político-social que con los principios del Reino de Dios traeremos solución los problemas que nos aquejan.

¡Únete hoy!

ESTOS SON NUESTROS VALORES:

La verdad: Jesucristo enseñó: “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”.
La sinceridad y la honradez serán banderas de nuestro gobierno.
Nos abocaremos con prontitud a darle respuestas y soluciones a todo problema que nos sean planteados desde el más sencillo al más complejo.
Por primera vez un gobierno le enseñará y le exigirá a sus trabajadores cumplir con el rol que se les ha asignado en cualquier lugar de la administración pública. Desde el que limpia, el portero, la recepcionista, el vigilante, pasando por los o las secretarias, los directores de departamentos, los directores de dependencias ministeriales, los viceministros, los ministros , los alcaldes , gobernadores y el mismo presidente de la República debe saber que son SERVIDORES PÚBLICOS, y bajo ese principio y conciencia ejercerán y administrarán su cargo.
Toda persona, no importando su condición económica, educacional, social, su vestido o arreglo personal, su edad, sexo o procedencia debe ser y será tratada con respeto y educación.
Creemos que todos los servidores públicos deben sustentar principios de moralidad que avalen la importancia del trabajo que realizan, evitando escándalos, desordenes y cualquier acto contra la moral pública, para lo cual se establecerán tribunales de ética y moral pública en todas las regiones del país, que estarán atentos a las denuncias y al comportamiento de todos los trabajadores adscritos al sector público, tanto regional , municipal como nacional.
No discriminaremos a nadie, todos los ciudadanos son iguales ante el Estado como lo son ante Dios. En el trabajo en la administración pública a cada quien se le remunerará lo que merezca de acuerdo al trabajo y los aportes que realice para el bien, la eficacia, la productividad de la institución en la que presta sus servicios y de la ciudadanía que le corresponde servir.
Creemos que sobre la verdad y la justicia construiremos LA PAZ. Lucharemos por la reconciliación de todos los venezolanos , aceptándonos con nuestras diferencias, buscando más nuestras coincidencias que nuestras diferencias, enriqueciéndonos con los aportes de cada uno. PROCURAREMOSLA UNIDAD EN MEDIO DE LA DIVERSIDAD.
Aunque creemos (y lo haremos), que se debe ayudar a las personas en medio de las crisis que se presenten, consideramos el trabajo un valor inapreciable, que honra y dignifica al ser humano más que los donativos que se le hagan, por lo tanto estimularemos el trabajo productivo, crearemos las condiciones e incentivos necesarios para multiplicar las fuentes del mismo a través de empresas e industrias productivas, para lo cual daremos las enseñanzas y formaciones pertinentes para que todo lo que se haga sea excelente.
Debemos enseñar a los servidores de la nación que la única forma de ser verdaderamente efectivos y productivos en el trabajo que hacemos y que inclusive nos permitirá en ocasiones, cuando la situación nos lo demande, sacrificarnos, es desarrollando una amor sincero y profundo por la Patria, por la ciudad o pueblo donde vivimos o trabajamos, por la institución dentro de la cual laboramos, por el cargo que desempeñamos, por la gente con la cual trabajamos y por la gente a la cual servimos.
A todo ciudadano por igual, se le respetarán sus derechos y se le exigirá el cumplimiento de sus deberes.